Cómo convivir con el trabajo y lo personal bajo el mismo techo en cuarentena

15 Mayo, 2020 Actualidad 0

Durante este aislamiento obligatorio no es posible ir a nuestros lugares de trabajo. Esta situación obligó a buscar nuevas formas de continuar con las labores cotidianas, escogiendo el teletrabajo o trabajo en casa como parte de la solución.

Decimos que “parte de la solución” porque algunas empresas sencillamente no pueden implementar teletrabajo en todos sus procesos. Por ejemplo, empresas:

  • Agrícolas
  • Farmacéuticas
  • Manufactureras
  • Metalúrgicas

Por otra parte, el teletrabajo no es solo una nueva herramienta o forma de trabajo, se convierte en un estilo de vida. Teniendo en cuenta que involucra la relación de la persona y hasta su familia con el entorno laboral.

Este nuevo estilo de vida cambia nuestra forma de pensar, planear y ejecutar para armonizar lo laboral con lo familiar. Lo que incluye esforzarnos por mantener la línea fina que los divide. Así adaptarnos lo más rápido posible hasta que lo nuevo se vuelva costumbre. Especialmente si tenemos en cuenta que nos lanzaron de improviso a una “terapia de choque” con el reto de encontrar el equilibro.

Horarios en el trabajo, horarios en la casa

Establecer un horario y respetarlo es lo más importante. Muchos dirán que es fácil, pero llevarlo a la práctica no lo es. ¿La razón? No tenemos un jefe o superior observándonos constantemente ni estamos en un lugar aislados del exterior que nos permita concentrarnos en el trabajo.

Entonces, esta “libertad” se puede convertir en un desorden horario si no lo controlamos. Como resultado no alcanzamos a realizar todas las tareas programadas, obligándonos a extender la jornada laboral reduciendo el tiempo que pasamos en familia para tratar de ponernos al día. En otras palabras, se perjudica nuestro desempeño laboral y familiar.

Es cierto que todos conocemos la frase: “jamás lleves trabajo a la casa”. En este caso, el problema es que el trabajo ya está en casa y debemos poner los límites para proteger nuestro hogar.

Allí vuelve y juega: establecer un horario y respetarlo. A muchos les ha servido imprimirlo para colocarlo en un lugar visible y hacer listas de chequeo con las tareas pendientes.

Tomemos un tiempo antes y después

Antes de nuestra rutina era: despertarnos, alistarnos, desayunar, despedirnos de la familia, transportarnos hasta la oficina, trabajar ocho horas y regresar a casa para disfrutar con nuestra hermosa familia.

Ahora que trabajamos en casa ¿nos despertamos más tarde? ¿compartimos con nuestra familia más temprano? Si no separamos lo laboral de lo personal contestaremos de forma afirmativa.

Por eso, se recomienda incluir en nuestro horario de media a una hora antes y después de trabajar para realizar otras actividades como:

  • Meditación
  • Lectura
  • Estiramiento
  • Ejercicio

De esta manera aprovechamos el tiempo que nos ahorramos en desplazamientos para tener la mente fresca conectándonos exclusivamente con el trabajo o la familia según sea el caso.

Un espacio tranquilo siempre es la mejor opción

Sabemos que la oficina es el mejor lugar para poder concentrarnos y dedicarnos al trabajo. Por eso, debemos buscar un espacio en el hogar donde podamos enfocarnos sin:

  • Distracciones
  • Comodidades excesivas
  • Demasiado contacto social

Por ejemplo, la sala cerca al televisor encendido, la cama o la cocina no son una buena opción porque al distraernos fácilmente aumentaremos los tiempos de entrega.

Por el contrario, es favorable diferenciar claramente la zona de trabajo escogiendo un lugar:

  • Bien iluminado
  • Tranquilo
  • Organizado
  • Cómodo
  • Fresco

Además, es conveniente hablar del tema con la familia, para que tengan claro lo que necesitamos y nos apoyen.

Ten presente la seguridad

Afortunadamente, este es el punto más fácil de conseguir. A ESET Internet Security no le queda grande proteger tus dispositivos mientras estás en teletrabajo y cuidar a tu familia con su función de control parental.

Contáctanos si deseas más información.

Conclusión

Estas son solo algunas recomendaciones para empezar. Sin embargo, no son una camisa de fuerza o un libro de reglas. Cada persona es un mundo y su hogar un universo, donde las leyes de la física no necesariamente son iguales al resto.

Por este motivo, cada persona debe armar su propio plan de ataque para que el teletrabajo no se convierta en una carga. Más bien sea un aliado que nos ayuda a salir adelante en esta nueva realidad que estamos viviendo.

Sobre el autor

Elkin Cubas: Soy experto en seguridad informática y especialista certificado ESET. Me apasiona aprender de forma autodidacta todo lo relacionado con sistemas, tecnología y sci-fi.

0 Comments

¿Quieres compartir tu opinión?

No publicamos correos electrónicos | Campos requeridos (*)

Deja un comentario